Manualidad sobre Mandalas

Artifex propone una actividad para disfrutar juntos

¡Hola peque artistas! Os traemos una actividad de la mano de Artifex, que es ideal para colaborar en familia, con tu hermano o hermana ¡ O tú mismo si prefieres elegir todos los colores!.

Vamos a trabajar la figura del mandala. Seguro que conoces algunos y posiblemente hayas pintado alguna de estas alucinantes figuras: son formas geométricas que se repiten y que se utilizan para relajar la mente, porque nos ayudan a concentrarnos y a estar pendientes de los colores únicamente.

¡Vamos allá!

¿Qué necesitaremos?

-Tizas de colores

-Sal fina de cocina

-Un mandala de diseño sencillo impreso en cartulina. Te dejo un ejemplo pero puedes buscar otros.

-Cola blanca

-Agua

-Pincel de tamaño medio.

-Papeles en sucio que podamos reutilizar.

artifez mandala

Proceso:

-Primero, vamos a colorear nuestra sal. Para ello, colocaremos un pequeño montoncito de sal en uno de los papeles que podemos reutilizar. La cantidad para empezar podría ser de una cucharada sopera, por ejemplo.

-A continuación, colocamos la tiza en posición horizontal sobre la sal y comenzamos a frotar ¡La sal se colorea! Podemos hacer que el color sea más intenso frotando más rato. Si quieres más cantidad de ese color, puedes añadir más sal o bien repetir en un papel aparte.

-¡Haz todos los colores que tú quieras!

-En un vasito, mezcla la misma cantidad de agua que de cola blanca, para que la cola no esté tan espesa y sea más fácil de aplicar. Remueve bien con el pincel.

-Sobre el mandala impreso, piensa antes con los colores que tienes cómo lo vas a hacer.

-Una vez decidido, aplica cola blanca en una de las partes que quieras del mismo color. Sé generoso con la cola blanca, pero sin pasarte.

-Aplica la sal sobre la cola fresca, poco a poco, como cuando se le echa sal a la comida y verás que poco a poco se va quedando pegada en la superficie.

-Repite este paso todas las veces que quieras según todos los colores que tengas.

-Es muy importante que dejes secar tu obra al menos un día. Luego, y estando sobre una papelera, el fregadero, el cubo de basura… da la vuelta a tu obra ¡No te asustes! Seguro que cae algo de sal que no se había pegado, pero no pasa nada, puedes hacer algunos retoques repitiendo el proceso, o puedes dejarlo tal cual está si te gusta.

Esta idea es de Artífex, un centro de desarrollo de la creatividad. una academia de arte para todas las edades, siempre guiados por su personal docente universitario y, más importante, apasionado por la enseñanza y la práctica artística.

http://artifexacademia.com/

TE PUEDE INTERESAR >
  Volver